viernes, 24 de mayo de 2013

Bizcocho de zanahoria y chocolate puro

 
 
Muchas de mis amigas pondrían una cara bastante rara al leer de que está hecho el bizcocho de hoy, pero he de decirles que no sabe para nada a zanahoria. ¿Y entonces porqué la utilizas para hacer una receta? Sencillamente por aprovechar su dulzor natural y por la cantidad de beneficios que tienen para nuestra salud:
  • Son ricas en antioxidantes, vitaminas y fibras naturales.
  • Son una rica fuente de carotenos y Vitamina A (buena para la vista, entre otros beneficios). Los compuestos flavonoides de las zanahorias nos protegen del cáncer de piel, de pulmón y de la cavidad oral.
  • Los beta carotenos que la componen son uno de los mas potentes antioxidantes naturales y contrarrestan las lesiones de los radicales libres del oxígeno.
  • También tienen minerales como cobre, calcio, potasio, manganeso y fósforo.
Eso si, hay que tener en cuenta que la zanahoria cocida tiene un índice glucémico o glicémico* alto, por lo que los diabéticos tienen que consumirla con moderación. El índice glucémico o glicémico (IG) determina la respuesta glucémica del organismo ante la ingesta de algún alimento, es decir, como se comporta la insulina y el resto de sustancias que actúan en nuestro cuerpo ante un elemento que tiene hidratos de carbono.
 
Sin enrollarme, vamos a hacer un bizcocho de zanahorias y chocolate puro. Para ello, seguí la receta tradicional del bizcocho de yogur pero adaptándola a mis harinas. 
 

Ingredientes:

  • 4 zanahorias cocidas enteras
  • 300 g de harinas sin gluten (200 g de harina de arroz + 100 g de Maicena)
  • 3 cucharadas de levadura de repostería
  • 2 huevos
  • 1/2 vaso de aceite de oliva o 150 g de mantequilla (también puedes usar aceite de girasol, pero la grasa que lleva no es tan sana).
  • 1 yogur natural
  • 2 cucharadas de tagatosa (aunque depende del dulzor que quieras conseguir puedes ponerle más).
  • 2 cucharadas de cacao puro (yo usé Valor).
 
Lo primero de todo cocemos las zanahorias y las dejamos enfriar.
En un bol, realizamos la mezcla de las harinas, la levadura, el cacao y la tagatosa. En otro, mezclamos los líquidos, el huevo, aceite, yogur e incorporamos a las harinas. Mezclamos enérgicamente y rayamos las zanahorias cocidas e incorporamos a la mezcla.
 Si os gusta un bizcocho más chocolateado podéis ponerle más cacao, pero tened en cuenta que es amargo, así que lo mismo tenéis que rectificar el dulzor.
 
Precalentamos el horno a 170º.  Engrasamos un molde y volcamos la mezcla en él.
Recordad que la tagatosa aguanta bien el cocinado pero siempre y cuando no se supere los 170º. Yo horneé mi bollito durante 35 minutos aproximadamente con calor arriba y abajo, aunque los tiempos dependen de los hornos, así que mi consejo es que lo vayáis observando y, estará listo, cuando metáis un palito en el centro y salga "limpio".
 
Y a disfrutar de nuestro bizcochito lleno de propiedades y sabor. Yo aproveché y puse la mezcla en unos moldes para magdalenas, así tuve las dos versiones.
Estaba bastante bueno de sabor, no quedó muy dulce, pero a mi me gusta así, también esta es una de las formas de "desengancharse" del azúcar.
 
Tengo que aprender a tomar buenas fotos y a hacer una presentación mucho más vistosa... pero esto solo es el principio. Prometo mejorar todos esos aspectos.
 
Espero que lo disfrutéis... naturalmente!!!

 

 

 

4 comentarios:

  1. Extraordinaria pinta. Debe de estar riquísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo está! Te animo a hacerlo y probarlo! ;-)

      Eliminar
  2. Tiene una pinta estupenda, este me lo apunto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está buenísimo, Olga. A ver si te invito un día a que pruebes mi repostería.
      Un besote.

      Eliminar